TRANKY & PEQUE 
Moteros Riojanos

6ª Etapa Nordkapp

2 – Agosto – 2019 – Viernes 
Dunkerque - Bremen


Amanecimos muy ilusionados teniendo buenas vibraciones con el arreglo de la moto 😄
De primeras había que volver al trajín de viajeros y equipajes, y con la esperanza de no tener que volver a reservar otra noche más habitación 😜🤣🤣

Ya en el taller... Por fin buenas noticias. El regulador había llegado en ese momento y solo había que esperar a que los mecánicos hicieran su trabajo 😄😄👏🏼
Al entregarnos la moto, nos comunicaron que habían sustituido el regulador, pero detectaban que no realizaba la carga correctamente. Creían que el alternador podía tener también algún problema. Por lo que decidieron dárnosla con uno de los faros frontales desconectado. Aquello nos mosqueo un poco. Aún así, nos dijeron que seguramente no tuviéramos problema para completar el viaje. 
A pesar del pequeño contratiempo con la avería, estábamos muy contentos. Ya que pudimos ver un lugar precioso que si no, no hubiéramos conocido. Y aprendimos un poco más de historia. 😄😄👏🏼👏🏼👏🏼
A eso de las 12,00 ya estábamos en marcha.  El viaje se preveía tranquilo. Pero al poco de reemprender la marcha, Luisete detectó que la moto no cargaba suficiente batería, con lo que decidió cortar por lo sano y continuar sin luces frontales. Así bajaba el consumo y mantenía mejor la carga de la batería. Resumiendo, cruzamos Alemania, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Noruega sin luces en la parte delantera de su moto 😅 Pero eso ya lo iré contando en sucesivas crónicas 😉

El tráfico y las grandísimas tormentas nos hicieron perder un par de horitas.  
Aprovechamos una de esas obligadas paradas para comer algo, intentando no perder demasiado tiempo, ya que se preveía que la climatología tormentosa nos iba a dar poca tregua esa tarde. Y no nos equivocamos. Llovió muchísimo y tuvimos que parar en un par de ocasiones, ya que el agua que caía no nos permitía seguir viaje con normalidad.
Finalmente estábamos en Bremen 😄😄👏🏼👏🏼👏🏼
Afortunadamente, había dejado de llover y pudimos disfrutar del tiempo que allí pasamos.
El hotel Hansahof, era el elegido para aquel día, estaba en una zona cercana del centro histórico. El aparcamiento que habíamos reservado, estaba al aire libre, al lado del hotel. Algo que no nos gusta demasiado, ya que procuramos siempre buscar un hotel con garaje. Pero esta vez, la información que ofrecen por internet, no se correspondía con la realidad. Al menos la habitación estaba bastante bien, aunque un poco pequeña. Pero como somos muy “apañaos”, nos arreglamos bien.
Tuvimos que improvisar un tenderete, ya que la ropa de agua estaba bastante mojada, y tenía que secarse para el día siguiente. Menos mal que la habitación tenía calefacción y se secó bastante bien.
Nos cambiamos todo lo rápido que pudimos, y a visitar la preciosa ciudad 😄 
Nos dirigimos directamente al barrio antiguo, que estaba muy próximo a nuestro hotel. 
Disfrutamos de una noche mágica en aquel lugar... Mientras pasábamos por la Market Plaz, y nos hacíamos las fotos de rigor con Los Trotamusicos, sonaba en medio de la plaza un violín que daba ese ambiente especial 🥰
También vimos la calle de las cerdas... Y más fotos 😜

Antes de irnos a acostar, encontramos un restaurante abierto, algo raro para esas horas, y nos cenamos la típica flambermuken, una especie de pizza alemana, hecha con una masa muy finita, y de variados ingredientes, con unas buenas cervezas 😋😋😋🍺🍺🍺
Por el camino de regreso a nuestro alojamiento, nos encontramos algo que nos chocó, y nos hizo mucha gracia. Un coche con la matrícula “VER EL 666”… ¡El coche del diablo! 😱
Aunque llegamos tarde, pudimos disfrutar de una encantadora noche en Bremen. Ese día nos acostamos bastante tarde, y eso que al día siguiente nos esperaban muchos kilómetros 😄😄
Pero la ocasión lo mereció.

















 
 
 
 
Correo