TRANKY & PEQUE 
Moteros Riojanos


 

 5ª Etapa Nordkapp

1 Agosto - 2019 - Jueves

Dunkerque


Esa mañana no madrugamos mucho, ya que hasta las 10,00 no había que dejar el hotel y en el taller había que esperar a qué llegara el camión de reparto con el regulador. 

Bajamos a desayunar y volvimos a hacer el ritual del día anterior para llegar al taller... Primero los chicos con el equipaje de Luisete, y después Roberto conmigo para llevar lo nuestro y a mi. 
Sobre las 10,30 ya estábamos allí. Esperamos un rato... Y... Otra mala noticia... El regulador no llegaría ese día tampoco. Nos aseguraron que al siguiente si que iba a estar, sí o sí... 🤦🏼‍
Roberto buscó de nuevo alojamiento en el mismo hotel, pero por Internet no había plazas... Así que nos marchamos él y yo a ver si en el propio hotel las había... Algo que suele ser habitual, ya que hay unas plazas para reservar por Internet y el resto se las quedan ellos para poder hacer sus gestiones. 
Efectivamente, hubo suerte y conseguimos habitación... Así que otra vez a vueltas con el ritual de pasajeros y equipajes... Roberto aparcó el taxi del curro y estuvo haciendo el trabajo allí con la moto 🤣🤣🤣
Decía que al pasar con la moto por las mismas calles, los lugareños ya le hacían la ola 😜🤣🤣
Nos dijeron que hasta las 17,00 h.  no podíamos coger la habitación, pero allí son muy amables y nos guardaron nuestras cosas en una sala cerrada 😄😄👏🏼👏🏼
Pues nada... Como hay que aprovechar lo que se tiene, nos encaminamos a la playa a buscar un lugar para comer, ya que eran casi las 13,00 h. Los horarios de allí no son como los nuestros, y hay que ir temprano 🤷🏼‍
Había dos o tres sitios muy chulos y nos sentamos en una terraza con vistas al mar. Allí pedimos Moulets (Mejillones), que son típicos de la zona y nos encantan. Los preparan con diferentes salsas, a cada cual más rica. Los míos eran de roquefort.  Te los sirven en una olla tremenda, por persona y acompañados de patatas fritas.  
Y de postre... Vaya pedazo de platos 😱 Un plato hondo enorme lleno de profiteroles grandisimos rellenos de helado, una crema y cubiertos de nata y chocolate... Se pidieron uno para compartir ellos dos...  Yo no me atreví por mi intolerancia a la lactosa... Ya me había pasado un poco con el roquefort, y aunque llevo un complemento de lactasa para estas ocasiones, no conviene saturar al cuerpo, que al final pasa factura 😅
Así que me pedí una infusión, que triste 😅🤷🏼‍

Todavía era temprano para nosotros... Pero queríamos visitar finalmente el museo de la guerra, llamado “Museum Operation Dynamo”, y faltaban un par de horas para que cerraran. 
Nada más entrar te sobrecoge el vídeo de los hechos que se dieron lugar allí 😥😥 
En realidad lo que sucedió fue que las tropas aliadas se vieron sitiadas por el ejercicio nazi. Y entonces los británicos planearon la operación Dinamo, que era la evacuación de sus propias tropas a través del mar. Finalmente se vieron obligados a evacuar también a otras tropas aliadas y población civil.  
Todo el material que se exhibe en el museo es original de la época y del momento.
Había maquetas que simulaban las escenas en la playa, con los barcos, las personas intentando escapar  😥 
Salimos bastante impresionados de aquel lugar, pero contentos de haber podido descubrir esa parte de la historia que para nosotros, era desconocida. Sin duda, ahora lo vemos con otros ojos.

Al salir pudimos ir a nuestro hotel y ducharnos, cambiarnos... Un agradable paseíto hasta el centro, y a cenar. Nos gustó mucho el restaurante del día anterior y repetimos... Restaurant Au Bureau, se llama 😄😄 
Volvimos al hotel dando otro paseo, que a esas horas, dado que era verano, aún es bastante de día. Y pudimos hacer unas bonitas fotos del puerto.
Y a descansar... A ver si a la mañana siguiente había suerte con el taller 😄👍 





 
 
 
 
Correo