TRANKY & PEQUE 
Moteros Riojanos

4ª Etapa Nordkapp

31 – Julio – 2019 - Miércoles 
Folkestone - Dunkerque


A eso de las 6,30 de la mañana nos levantamos. Nuestra hora para coger el tren y que nos llevara a Francia por el eurotunel, eran las 8,50. Aunque había que estar allí una hora antes. 
La mañana amaneció lluviosa de nuevo. Pues nada... Equipación de agua y para adelante 😅
La terminal la teníamos a 9 km. Enseguida llegamos... Pasamos los trámites de rigor y a esperar a que nos dieran paso. 
Llega la hora y todo ok... Pero... Justo en la entrada al tren... ¡Horror! La moto de Luisete se para totalmente y no arranca 🤦🏼‍♀😥
Como pudo, a fuerza de "caparrones" consiguió llegar al tramo final, que era una cuesta abajo y allí, ayudado por la inercia, arrancó. Bueno, ni tan mal. Al menos habíamos conseguido llegar al tren y pasar a Francia. Los chicos elucubrando que es lo que podía haber pasado... El alternador, la batería, el regulador... Este último era la opción más posible teniendo en cuenta como se comportaba la moto. Pero claro, tampoco lo sabíamos. Había que buscar un taller en cuanto llegáramos. 
Para salir la moto arrancó, aunque no terminaba de cargar. En Calais seguía lloviendo, bastante a ratos. Como la moto iba más o menos, decidimos seguir un poco más y buscar un taller en la siguiente ciudad, que era Dunkerque.  Ya que yo llevo el teléfono encima y para no perder tiempo, parar la moto (con el riesgo de que no volviera a arrancar), busqué en el Google Maps un taller de Honda. Genial, porque rápidamente nos llevó hasta él y además al lado de la salida de la autopista 😄
Una vez en el taller tuvimos que dejarla el resto de la mañana a que comprobarán si la batería cargaba o no para saber el diagnóstico.  
Hasta las 14,00 h.  no abrían de nuevo. Así que nos fuimos a un restaurante que había al lado a comer. En Francia los restaurantes, la mayoría, están en los polígonos. Hay allí más ambiente que en el centro de las ciudades. 
Y con la satisfacción de la buena comida, comenzamos a decidir que hacer, ya que estábamos casi seguros de que tendríamos que pernoctar allí. 
Efectivamente, de vuelta en el taller nos informaron de que era el regulador y hasta el día siguiente no llegaría. Pues nada... Las cosas hay que tomarlas como vienen, y si es posible, sin perder el buen humor... Es un gozada con estos chicos, ya que eso nunca falla 😄😄👏👏👏 
Reservamos una habitación por Internet en un hotelito llamado L'Escale. Cumplía todos nuestros requisitos, habitación para tres, con desayuno incluido, parking privado para las motos, en un entorno tranquilo, junto al mar y a un paseo del centro. Roberto hizo dos viajes... Primero me llevo a mi con nuestro equipaje, y volvió a por Luisete y su equipaje 😄👍
Ya duchaditos y frescos, nos marchamos a pasear por la ciudad y ver los lugares históricos que aquí hay, ya que fue un punto clave del transcurso de la segunda guerra mundial.  La pena que eran ya las 17,30 y  a las 18,00 se cerraba el museo de la guerra, que no pudimos visitar... Como dice siempre Roberto... Hay que dejar algo sin ver para tener la excusa de volver 😄👍
Pudimos visitar su famosa playa, los parques, figuras y edificios históricos, estos últimos por fuera, ya que a esa hora estaba todo cerrado 😅
En un encantador parque que encontramos, “Jardin Des Sculptures” había en la entrada unas piedras, que eran falsas, pero que simulaban un pequeño círculo de monolitos. Los que me conocéis bien, sabéis la pasión que tengo por la saga de Libros de Outlander, así que quise simular con Roberto la famosa foto de Jamie y Claire uno a cada lado de la piedra, separados por el tiempo y el espacio. 
Como aquí los horarios son diferentes de lo que estamos acostumbrados, a eso de las 19,30 estábamos buscando un lugar en el que cenar en el centro de la ciudad. Encontramos un restaurante muy coqueto, parecía un pub inglés. Nos acomodaron en una mesa y pedimos nuestras cenas. Todo un acierto. Estaba todo buenísimo 😊 😋
Cuando salimos aún quedaba alguna hora de luz y, tranquilamente, estuvimos haciendo fotos y paseando entre sus bellos edificios.  
Ya en el hotel, nos acostamos pensando en que al día siguiente podríamos seguir ruta, convencidos de que la pieza de la moto llegaría al taller 😄😄
















 
 
 
 
Correo